Iglesia Parroquial de San Antonio Abad
Plaza del Santísimo Cristo de la Salud, 5 Arona Casco 38640 Arona (Tenerife)

La Iglesia de San Antonio Abad, en el casco de Arona, propuesta por el Ayuntamiento de Arona Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.

Por una escritura efectuada en Vilaflor, en 1625, se hace referencia que a Antón Domínguez, el Viejo, se le adjudican casi todas las tierras, desde Los Cristianos hasta Los Quemados. Su hijo se establece en las casitas de Altavista y dada la lejanía del núcleo de cabecera, dispuso la construcción de la ermita de San Antonio Abad, la cual va a jugar un papel fundamental estructurante del actual núcleo de Arona. 

La iglesia parroquial de San Antonio Abad, en su actual configuración, fue erigida a finales del S. XVIII y reedificada en el S. XIX, en el lugar que ocupara la antigua ermita.

De planta basilical (33,11 m por 7,60), cuenta con una capilla en el lado derecho destinada a baptisterio, realizada en el S. XX.

Su techumbre a dos aguas estructurada en tres cuerpos, es cubierta de teja árabe, vistiéndose el interior con una sencilla cubierta lignaria, artesonado de tres paños, de formas ochavadas en el presbiterio.  La única nave culmina con un retablo de madera policromada que ocupa la totalidad del testero de la iglesia.

Exterior de gran sencillez, en mampostería encalada, a excepción de la cantería que adorna los vanos y la parte superior del edificio, pero de bella fachada, a la que se accede por medio de una escalinata.  Destaca por tener una puerta con un arco de medio punto de cantería marrón clara, con delgadas columnas de basamento prominente y capiteles a modo de repisas. También se utiliza el arco de medio punto en la ventana del coro, que a su vez se ve adornada por una reja a manera de balcón, también utilizado en el campanario. El frontispicio se ve coronado por una espadaña, realizada en piedra, compuesta de dos cuerpos de estructura adintelada, donde se abren unos arcos de medio punto destinados a las campanas, que a su vez descansan en un ondulante remate superior terminado en volutas de cantería.

 Esta parte superior, de la fachada principal, donde la línea recta rivaliza con la curva, trata de romper con la sobriedad que le confieren las formas sencillas y los materiales humildes; tiene la peculiaridad, al igual que sucede en los templos palmeros, de estar colocada sobre el vértice de la puerta principal.

En su interior se destaca, el retablo del altar mayor, trasladado en 1840 del convento franciscano de Adeje; primitiva imagen de San Antonio Abad, de finales del S. XVI y principios del S. XVII; Virgen de la Concepción, del S. XVIII; Virgen del Rosario, del S, XVII; Virgen de los Dolores,  traída en 1806 del convento de las Claras de  La Orotava; las pinturas del S. XVIII Humildad y Paciencia del Redentor y la Gloria.

Mención aparte merece el Cristo de la Salud, realizado por González de Ocampo en La Orotava entre 1682 y 1691, de 1,30 de alto, llegó a Arona en 1806, junto a una Dolorosa, siendo adquirido al convento clariso de San José de La Orotava, para enriquecer el, por entonces,  escaso patrimonio escultórico de la nueva fábrica parroquial. La obra ofrece un excelente estudio anatómico, con  buena policromía que señala regueros de sangre, magulladuras y escoriaciones epidérmicas, con gran concesión al realismo tan propio de la estatuaria barroca."

Plats: